Bienvenido

Cristo es su gran tema, nuestro bien su diseño y la gloria de Dios su finalidad.
La palabra de Dios debe llenar la memoria, gobernar el corazon y guiar los pies. Léa la biblia lentamente, frecuentemente y en oración. Es una mina de riqueza, un paraiso de gloria y un rio de placer.
Es dada a Ud. en vida, será abierta en el juicio y recordada para siempre. Ella encierra la responsabilidad más alta, recompensará la labor más grande y condenará a todos los que menosprecien su contenido sagrado.

Este blog fué publicado, para todo aquel quien esté pasando por momentos dificiles.
DONDE ENCONTRAR AYUDA, cuando está... es la sección del nuevo testamento usado en este sitio; Salmos, pasajes y mensajes de la palabra, para todo aquel que está atravesando momentos dificiles, y recordarle que Dios es la respuesta, nuestro apoyo y nuestra salvación y vida eterna!

Estamos trabajando en el blog a diario, hasta completarlo. Dia por dia publicaremos nuevas entradas. Muchas gracias por su visita

Buscar en esta página web

Cargando...

Volviendo atrás

SALMO 51

Oh Dios, ten compasión de mí
1 Por tu amor, oh Dios, ten compasión de mí;
por tu gran ternura, borra mis culpas.
2 ¡Lávame de mi maldad!
¡Límpiame de mi pecado!
3 Reconozco que he sido rebelde;
mi pecado no se borra de mi mente.
4 Contra ti he pecado, y solo contra ti,
haciendo lo malo, lo que tú condenas.
Por eso tu sentencia es justa;
irreprochable tu juicio.
5 En verdad, soy malo desde que nací;
soy pecador desde el seno de mi madre.
6 En verdad, tú amas al corazón sincero,
y en lo íntimo me has dado sabiduría.
7 Purifícame con hisopo, y quedaré limpio;
lávame, y quedaré más blanco que la nieve.
8 Lléname de gozo y alegría;
alégrame de nuevo, aunque me has quebrantado.
9 Aleja de tu vista mis pecados
y borra todas mis maldades.
10 Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!,
¡dame un espíritu nuevo y fiel!
11 No me apartes de tu presencia
ni me quites tu santo espíritu.
12 Hazme sentir de nuevo el gozo de tu salvación;
sosténme con tu espíritu generoso,
13 para que yo enseñe a los rebeldes tus caminos
y los pecadores se vuelvan a ti.
14 Líbrame de cometer homicidios,
oh Dios, Dios de mi salvación,
y anunciaré con cantos que tú eres justo.
15 Señor, abre mis labios,
y con mis labios te cantaré alabanzas.
16 Pues tú no quieres ofrendas ni holocaustos;
yo te los daría, pero no es lo que te agrada.
17 Las ofrendas a Dios son un espíritu dolido;
¡tú no desprecias, oh Dios, un corazón hecho pedazos!
18 Haz bien a Sión, por tu buena voluntad;
vuelve a levantar los muros de Jerusalén.
19 Entonces aceptarás los sacrificios requeridos,
las ofrendas y los holocaustos;
entonces se ofrecerán becerros sobre tu altar.

1 JUAN 1:4-9

4 Escribimos estas cosas para que nuestra alegría sea completa.
Liberación del pecado
5 Este es el mensaje que Jesucristo nos enseñó y que les anunciamos a ustedes: que Dios es luz y que en él no hay ninguna oscuridad.
6 Si decimos que estamos unidos a él, y al mismo tiempo vivimos en la oscuridad, mentimos y no practicamos la verdad.
7 Pero si vivimos en la luz, así como Dios está en la luz, entonces hay unión entre nosotros, y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia de todo pecado.
8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no hay verdad en nosotros;
9 pero si confesamos nuestros pecados, podemos confiar en que Dios, que es justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad.